El golfista Ángel «Pato» Cabrera fue condenado esta tarde a dos años de prisión efectiva al ser encontrado responsable de cometer «lesiones agravadas y hurto simple» contra su expareja, Cecilia Torres Mana.

De esta manera, se cumplió el pedido que hizo la fiscal Laura Batistelli, quien en su alegato además había remarcado la importancia de que la prisión sea «efectiva».

La explicación de la fiscal se fundamentó en que considera que Cabrera debe cumplir “intramuros” los tratamientos que “nunca cumplió” cuando estuvo en libertad para procurar su rehabilitación.

Antes de conocerse el veredicto, además, el fiscal del 3° Turno de Violencia Familiar y de Género, Cristian Griffi, había dictado la prisión preventiva a Cabrera por otra causa, también con la denunciante Torres Mana, en la que se lo acusa de amenazas y desobediencia a la autoridad.

En el inicio del juicio, la semana pasada, cuando tuvo la palabra Cabrera negó ser violento, aunque en esa oportunidad admitió que la insultó (a Torres Mana) y tiró su celular, pero jamás contra su cuerpo.

Tras conocerse la sentencia, la fiscal Batistelli, afirmó a los medios que el tribunal «cumplió el pedido de la fiscalía, con dos años de prisión en forma efectiva. Y lo más importante, que acogió en la calificación legal la cuestión de género. Ese es el gran paso que dio el Ministerio Público Fiscal (MPF)».

«Todo eso que se veía respecto a la cuestión de género, se visualiza ahora en la sentencia, y la sentencia marca la realidad de los dos hechos», puntualizó la funcionaria judicial, a la vez que elogió la instrucción de la causa desarrollada por su colega Griffi.