La fiscal Gabriela Gauna informó que se entregó a la justicia César Juárez, quien se encontraba  prófugo desde el 15 de abril del 2020, acusado de  integrar una banda que se dedicaba a la comercialización de estupefacientes. Además hay otras siete personas imputadas en la causa, entre ellas sus dos hermanos Lucía y Andrés  y su padre Roberto Juárez, actualmente detenidos con prisión preventiva.

 

El imputado se presentó en la División Drogas Peligrosas, donde fue  detenido por orden de la Jueza de Control y Garantías, Pía Danielsen, por delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la participación de tres o más personas.

 

Durante los once allanamientos simultáneos realizados el 15 de abril se secuestró una importante cantidad de estupefacientes cocaína, marihuana, elementos de corte y balanzas de los domicilios y negocios de los acusados identificados como Roberto Juárez y sus hijos Lucía y Andrés; los hermanos Pablo y Cristian “Chungui” Juárez y los hermanos María y Luis Basualdo.

 

Según indicaron las fuentes judiciales consultadas, la supuesta “banda narco” operaba en la zona oeste de la ciudad Capital y tenía cuatro “puntos” de vital importancia para el negocio: tres locales comerciales para la venta y una casa para el acopio.

 

La causa comenzó en febrero de este año, cuando la Justicia Federal a cargo de Guillermo Molinari se declaró incompetente para continuar con las averiguaciones contra el clan Juárez, ya que se trataba de comercialización de sustancias con la modalidad de “menudeo”.

 

La información suministrada por la fuerza nacional indicaba que los Juárez, dueños de dos carnicerías y un salón de eventos, junto con otros dos hermanos de apellido Basualdo vendían sustancias tóxicas.

Con los datos de los federales, la Dra. Gabriela Gauna solicitó que la policía antinarcóticos profundice algunos puntos en la causa, por lo que se realizaron seguimientos minuciosos y trabajos de vigilancia.

 

Estos últimos, en las casas donde la Justicia sospechaba que se vendía droga, fueron de vital importancia para la causa. Con imágenes, testimonios y escuchas telefónicas como evidencia, la representante del MPF solicitó once allanamientos.

Así fue como un centenar de efectivos, en forma simultánea, realizaron operativos en los barrios Bosco II, Bruno Volta, Villa del Carmen, General Paz, en la localidad de Los Mojones y en una finca sobre la Ruta Nacional 9, a la altura de la localidad de San Isidro.