EditorialLa violencia de género y los femicidios no dan tregua en Santiago: urgen acciones

marzo 16, 20226 min

Cada 32 horas una mujer muere asesinada en Argentina y lamentablemente las medidas impulsadas por los gobiernos y la justicia no han logrado frenar este flagelo, ni siquiera cuando resuenan los reclamos recientes en el Día Internacional de la Mujer u 8M.

 

Allí, diversas organizaciones advirtieron sobre la premura de declarar la emergencia en esta materia sensible, mayor presupuesto, acciones efectivas, refugios en el interior provincial, entre otros puntos. Pero sobre todo una perspectiva de género en las instituciones.

 

En la ciudad de Frías conmueve la muerte violenta de Déborah Enríquez, cuya pareja afirma que se suicidó ahorcándose mientras él dormía la siesta, el lunes pasado.

 

Pero esa primera versión tuvo un fuerte viraje y esa muerte dudosa se investiga como posible femicidio, después que surgieran sugestivos indicios de violencia física en la autopsia.

 

A medida que pasan las horas se conocen más detalles de la relación traumática que tuvo Déborah con su pareja Walter Ahumada, que era director de Defensa Civil y jefe del Cuerpo de Bomberos de Frías. El intendente Aníbal Padula se apresuró a disponer su suspensión provisoria hasta que se aclare el caso que está en manos de la justicia.

 

Organizaciones feministas como Mujeres de la Matria Latinoamericana alertan que “la perspectiva de género es algo que no abunda en el sistema judicial, ni en ninguno de los agentes estatales. Por eso creemos imprescindible la implementación de la Ley Micaela sancionada en el año 2018.  Que propone que los 3 poderes de nación se capaciten obligatoriamente en género. En nuestra provincia, no se implementa de manera significativa”.

 

Por otro lado, en Ojo de Agua una mujer fue acuchillada el miércoles por su pareja, y sus 2 hijos presenciaron la brutalidad. Recién cuando el agresor se fue de la casa, donde sucedió todo, la víctima recién pudo pedir ayuda, fue trasladada al Hospital Regional donde recibe cuidados. El autor del hecho sigue prófugo.

 

Y hace poco más de una semana, Mileidy Herrera fue asesinada de una puñalada en el corazón, al ser emboscada dentro de su propia casa por su exnovio, Nicolás Gómez, quien recibió el encubrimiento y la colaboración de familiares para huir a Santa Fe. Pero, acorralado, terminó por entregarse a la policía.

 

Mumalá señala que “en toda la provincia ya ocurrieron 7 femicidios, más estos 2 últimos hechos, y el abordaje integral para las víctimas de violencia de género sigue siendo inexistente”.

 

“Necesitamos que en toda la provincia haya equipos interdisciplinarios, pero para eso es vital la decisión política y la inversión pública para abordar las situaciones previas a estos asesinatos. Sin un presupuesto destinado para la construcción y el fortalecimiento de áreas específicas que aborden de manera integral las situaciones de violencia de género las mujeres santiagueñas siguen siendo abandonadas por el Estado”, advierte la organización.

 

En estos dos casos reciente de Frías y Ojo de Agua, ambas mujeres sufrieron violencias en sus domicilios y por sus parejas.

 

Según el Observatorio de Mumalá «mujeres, disidencias, derechos» el 69% de los femicidios ocurrieron en la vivienda de la víctima, el lugar más inseguro para las mujeres. Y el 96% de los femicidas son personas del círculo cercano de la víctima, el 60% corresponde a la pareja de la víctima.

 

“Necesitamos que la violencia de género sea prioridad en la agenda política, con políticas públicas integrales y sostenidas en el tiempo. ¡Ni una Menos!”, repiten, como una letanía, mientras los crímenes no cesan.