PolicialesMujeres que vendían cocaína y marihuana en el Tradición Oeste seguirán detenidas

Un juez de Control hizo lugar al pedido de la fiscalía de aplicarles prisión preventiva, mientras que rechazó la postura de la defensa de falta de mérito y excarcelación. Vendían drogas con un delivery.
noviembre 23, 20224 min

El juez de Control Fernando Paradelo impuso prisión preventiva para dos mujeres implicadas en narcomenudeo y aplicar el Régimen de Minoridad a una adolescente, todas ellas detenidas a fines de septiembre en Capital.

 

El fiscal Juan Alende, de la Unidad Fiscal de Lucha contra el Narcotráfico, había requerido la prisión preventiva para Alejandra Maldonado y Gisela Díaz  acusadas por el supuesto delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada. Asimismo, requirió la aplicación del Régimen Penal de la Minoridad para la tercera imputada, menor de edad, quien se encuentra acusada por el mismo delito.

 

Las imputadas fueron detenidas el 28 de septiembre de este año, durante un allanamiento en un domicilio ubicado en el barrio Tradición Oeste donde se secuestró una importante cantidad de cocaína y marihuana, balanzas de precisión, recortes de nylon, dinero en efectivo y teléfonos celulares.

 

La Dirección General Drogas Peligrosas detuvo el 28 de septiembre a dos mujeres de 51 y 31 años, secuestro dinero en efectivo, sustancias prohibidas, elementos de corte y preparación, aparatos electrónicos y dos motocicletas. Como resultado de un allanamiento llevado a cabo en el barrio Tradición.

El procedimiento se enmarcó en la causa que se investiga por infracción a la ley 23737 en perjuicio de la salud pública, con intervención del fiscal Alende y con oficio firmado por jueza Ana Vittar, se allanó un inmueble ubicado de calle Andrés Chazarreta.

 

El resultado fue la detención de las dos mujeres de 51 y 31 años y el  secuestro de más de 392 mil pesos, marihuana con un peso total de 436 gramos (en dos trozos compactados), 306 gramos de cocaína en dos piedras, elementos de corte y preparación, seis teléfonos celulares, una tablet, un chip de teléfono, y dos motocicletas, entre otros elementos relacionados a la causa.

 

La fiscalía detalló esas y otras evidencias halladas y solicitó la prisión preventiva por opinar que existían riesgos procesales en caso de liberar a las imputadas. Mientras que la defensa se opuso al planteo fiscal y requirió el cambio de calificativa, falta de mérito y excarcelación.

 

El juez Paradelo resolvió dictar la prisión preventiva para Maldonado, otorgarle la prisión domiciliaria a Gisela Díaz por tener hijos menores a cargo, y aplicar el Régimen Penal de Minoridad Intramuros para la menor.