Personal de la subdirección de Áreas Protegidas realizó en los últimos días la liberación de ejemplares de diferentes especies de fauna nativa, en el Parque Provincial Copo.

 

En uno de los casos, la familia de Félix Maldonado, de Monte Quemado, se puso en contacto para manifestar su interés en entregar un ejemplar hembra de guazuncha o corzuela parda (Mazama gouazoubira) que había sido encontrada en un campo cercano a la localidad del El Caburé, cuando aún era una cría.

 

El animal, de aproximadamente 7 meses, fue criado por esa familia y corría el riesgo de ser atropellado, así como sufría el permanente acoso de los perros por encontrarse en un área urbana de Monte Quemado. Ante ello, y conscientes de la importancia de que la fauna silvestre se encuentre en su hábitat es que la familia Maldonado recurrió al personal de guardaparques del Parque Provincial Copo, quienes en conjunto con los guardabosques locales, han recibido el animal para su traslado.

Previa revisión del estado sanitario y constatando su capacidad de alimentarse por sí sola, la guazuncha fue liberada en inmediaciones del Centro Operativo del Parque Provincial, a fin de monitorear su comportamiento, justamente por el hecho de haber sido criada en contacto con el hombre de quien recibía diariamente agua y alimento.

 

El animal se alejó del Centro Operativo por lapsos de tiempo cada vez mayores, pero regresando nuevamente y mostrando cada día mayor independencia. Se espera que progresivamente vaya adquiriendo confianza y la autonomía suficiente como para permanecer solo en su hábitat e integrarse definitivamente a la comunidad de fauna silvestre del lugar.

 

Asimismo, se liberaron tres jilgueros (Sicalis flaveola) y un cardenal (Paroaria coronata) que eran transportados por dos familias diferentes al norte de Monte Quemado en trampas-jaulas y cuya captura había sido efectuada recientemente. El personal de la Subdirección de Áreas Protegidas les explicó acerca de la prohibición del mascotismo de especies nativas, ante lo cual los propios miembros de estas familias realizaron la liberación de las aves.

 

Se recuerda a la población que por Ley Provincial N° 4.802 se encuentra prohibido la caza o tenencia de especies de fauna silvestre.